jueves, 2 de abril de 2009

BOLIVIA

El mismo día, después del tour por el salar de Uyuni nos tomamos el micro hacia Oruro en donde pensábamos encontrar aún algo de los carnavales. Según nos dijeron son los más importantes de sudamérica después de los de Río de Janeiro. Llegamos pronto a la mañana y después de dormir un rato salimos a recorrer con la gran sorpresa de que ya estaban desmontando todo. El día anterior habían hecho los desfiles y parecía que la gente había estado de fiesta hasta tarde.
Nos dio la impresión que Oruro sin carnaval no era nada. Estaba todo sucio, incluso apestaba, la gente no quería comunicarse con nosotros, nos sentíamos unos extraños sin ganas de integrarnos en la sociedad orurense.
Los bolivianos son un tanto particulares, y aun más en el interior del país. Las mujeres son muy duras y cerradas por el orígen Aymará, y el hombre en cambio vive sin preocupaciones afiliado a el que parece su única posibilidad de trabajo, el taxi. Esta claro que las que trabajan son ellas.
Finalmente decidimos ir directamente a la Paz, dejando de lado la parte este del país para otra ocasión. En la Paz nos esperaban los del CouchSurfing, donde nos dieron alojamiento durante más de una semana. La verdad, donde hay CS siempre tememos buenas experiencias.

Visitamos la ciudad, fuimos al valle de la Luna, compramos muuuucho, fuimos 3 veces al cine, salimos de fiesta, conocimos un montón de gente,... y desde el primer momento nos encantó. A diferencia del resto del país La Paz es una ciudad mucho mas activa, cultural, cosmopolita y en un evidente progreso. Se caracteriza por la gran cantidad de mercados, venta ambulante de comida, y cualquier cosa que se necesite.

La Paz, un quilombo “organizado”. En esta inmensa metrópolis destaca por sobre todas las cosas, el increíble sistema de transporte público. Hemos visto mil maneras de transporte a lo largo de Argentina, Chile y Bolivia, pero como La Paz nada igual. Miles de combis (tipo van) con conductores de videojuego y un acompañante que grita lo más fuerte que puede cual es su camino, recorren las calles de la ciudad a toda hora. Esquivan peatones y desobedecen las señales de tránsito y los policías, hacen literalmente lo que quieren con tal de conseguir algún pasajero más.
Al cabo de 8 dias en La Paz decidimos ir rumbo a la isla del Sol en el lago Titicaca. Pasamos un dia en Copacabana y de ahí nos tomamos una lanchita hacia la parte norte de la isla. Pasamos un dia acampando en las playas blancas de la isla y a la mañana siguiente salimos caminando hacia la parte sur. Fueron unos 12 km y nos demoraron bastante pues ibamos esquivando los controles de pago en todo el camino.
Los isleños reclaman el uso del camino y de cada una de las zonas en que ellos dividieron la isla, y para eso quieren que cada persona que pase por ahí abone la cantidad de 5bs en cada uno de los controles por donde pase. Los del sur cobran entrada cuando se llega en barco, los del norte por las ruinas y los 3 del camino por haberlo construido. Cada uno quiere aprovecharse por su parte y al final resulta que te están cobrando por todos lados.
Llegamos a la parte sur, recorrimos un poquito y armamos la carpa delante del embarcadero. Allí pasamos la noche y a la mañana siguiente salimos en el barco a visitar las islas flotantes de totora y directo a Copacabana.

0 comentarios:

Seguidores