martes, 6 de enero de 2009

Estamos de vuelta!

Como algunos de vosotros sabreis, hemos tenido problemas con nuestro ordenador, y nos ha sido imposible ir actualizando el blog.
Seria difícil empezar a contar desde la última vez que escribimos, pero intentaremos hacer un resumen.
En Coyhaique nos alojamos en casa de la família Cucurella-Vidal durante unos 5 dias. Fueron días como si estuvieramos en casa, hablando catalan, comiendo de maravilla en el restaurant de la familia, La Fiorentina, durmiendo en una cama y cuidados por Florita i Xavier, una pareja encantadora. Con Xavier recorrimos parte del Lago Gral. Carrera (L. Bs As, en Argentina) y lo recordamos como una de las mejores visitas en Patagonia. El color del Río Baker es difícil de olvidar...

En las cabañas de Río Tranquilo con Xavier Cucurella
De Coyhaique volvimos a cruzar la frontera por Futaleufú para dirigirnos a El Bolsón famoso por sus ferias artesanales y un ambiente callejero con estilo hippie propio de la época de los sesenta, interesante. También visitamos Bariloche, donde aprovechamos para comer un montón de chocolate y pasar la navidad. Luego fuimos hacia Villa La Angostura donde el precio de los camping y hospedajes nos obligó a buscar un rinconcito de playa pública, sobre el lago Nahuel Huapi, para pasar la tarde en tranquilidad y la noche bajo las estrellas. No sabemos con certeza si está permitido hacer acampada libre en cualquier sitio, pero en este caso no hemos tenido problema y realmente valió la pena.

Noche en el lago Nahuel Huapi
Cocinando en el lago Nahuel Huapi
En Villa La Angostura nos quedamos solo una noche. Es un pueblito muy elegante pero no tiene mucho más para ofrecer.
Así que el 26 de diciembre, al medio día, nos volvimos a poner sobre la ruta para probar suerte con el dedo.
No pasaron más de 15 minutos que nos levantó una familia de chilenos, que regresaba de sus vacaciones por la patagónia argentina, a su casa en Osorno. Y así llegamos a Valdivia.
En la consta chilena nos quedamos 2 noches. Visitamos el increíble mercado fluvial y comimos empanadas de mariscos en la feria costumbrista de "Niebla".

Mercado de Valdivia. Mucho pescado y mucha fruuuta!
De Valdivia partimos hacia Santiago de Chile, capital y ciudad más grande de este país.
Pero dejamos Santiago para la próxima entrada porque tenemos mucho para contar.
Un pequeño adelanto, hemos comenzado nuestro primer micro-emprendimiento.
Los dejamos hasta pronto y pedimos perdón por demorar tanto en publicar noticias, esperando que no transcurra otra vez tanto tiempo entre entradas.

Seguidores