martes, 27 de enero de 2009

Llegamos a Santiago de Chile el 29 de diciembre por la mañana. Con la idea de quedarnos pocos días, porque a ninguno de los dos nos gusta mucho la vida de ciudad. Y partir pronto hacia el noroeste argentino. Pero al poco tiempo de llegar nos dimos cuenta de que algo nos iba a detener en la capital más tiempo del que creíamos.

Vista de Santiago desde el Cerro San Cristóbal

Ese día nos esperaban Jaime y Pablo en su departamento, a pocos metros de la plaza de armas, donde siempre tienen disponible un sofá y un colchón para alojar a viajeros del CouchSurfing. Tenemos que mencionar que, a pesar de que compartimos pocos días con ellos, se han convertido en amigos para siempre. Han sido increíblemente hospitalarios y generosos con nosotros. Así que, antes de continuar con el relato, les agradecemos por todo, por los paseos, por las comidas, por dejarnos compartir el año nuevo con ustedes y sus amigos y gracias por el libro que nos regalaron (ya queda poquito por leer para terminarlo).

Fin de año en casa de Jaime y Pablo

Santiago es una ciudad pequeña pero con muchas actividades para hacer. Dos cerros para ascender y poder apreciar la magnitud de la ciudad desde lo alto, edificios antiguos, barrios pintrescos, mercados, ferias y mucha gente interesante.

En la moneda con Jaime

Barrio Paris-Londres

Palacio de La Moneda

A pesar de que la oficina de turismo se empeña en no dar a conocer los alrededores de la ciudad capital es muy fácil dejarse llevar hacia los puentes que cruzan el río y entrar en el mercado de “La Vega” y el barrio “Patronato". Caminar por estas calles resulta casi imposible en horas pico y se recomienda andar con mucho cuidado sobre las pertenencias propias, no hace falta decir que los riesgos existen como en cualquier ciudad grande.
A todas estas actividades le sumamos el inicio de nuestro primer micro-emprendimiento. Encontramos una calle repleta de tiendas y mercados de venta de artículos de mercería y para fabricar pendientes, pulseras, collares, trenzas, etc con muy buenos precios y muchísima variedad... Así que nos animamos y compramos material para pendientes y trenzas y nos pusimos a fabricar.
Al día siguiente de la compra nos animamos a ponernos en la plaza de “armas” a vender y fue ahí donde la suerte nos tocó otra vez. Conocimos a una mujer encantadora que hace trenzas hace muchos años en la plaza, Silvia, que nos adoptó como alumnos, compañeros de baldosas y amigos por una semana. Junto a Silvia conocimos los trucos de la trenza de macramé, aprendimos algunas cositas sobre la gente en general, formamos parte del grupo de los pocos que se tiran a vender en las calles de Santiago, fuimos “advertidos” por los Carabineros (policía chilena), y vendimos unos cuantos pares de pendientes... Increíble, una semana muy productiva y recreativa de nuestro viaje.

Con Sílvia, q nos enseñó a hacer trenzas durante una semana en la Plaza de Armas

Los aritos q vendemos

Por otro lado Aina se puso en contacto con más de la familia Cucurella. A través de Alicia C. organizamos para tomar un café y luego ir al teatro a ver a Cecilia C. actuar en el pre-estreno de "Magnolias de Acero" en un teatro muy bonito de la comuna de Providencia. Nos gustó tanto el encuentro "Cucurellense" que alargamos un dia más la estadía en Santiago para compartir una cena en la casa de Cecilia con toda su família y también la de Alicia.

Cena de Cucus en la casa de Cecília

Obra de teatro de Cecília Cucurella


martes, 6 de enero de 2009

Estamos de vuelta!

Como algunos de vosotros sabreis, hemos tenido problemas con nuestro ordenador, y nos ha sido imposible ir actualizando el blog.
Seria difícil empezar a contar desde la última vez que escribimos, pero intentaremos hacer un resumen.
En Coyhaique nos alojamos en casa de la família Cucurella-Vidal durante unos 5 dias. Fueron días como si estuvieramos en casa, hablando catalan, comiendo de maravilla en el restaurant de la familia, La Fiorentina, durmiendo en una cama y cuidados por Florita i Xavier, una pareja encantadora. Con Xavier recorrimos parte del Lago Gral. Carrera (L. Bs As, en Argentina) y lo recordamos como una de las mejores visitas en Patagonia. El color del Río Baker es difícil de olvidar...

En las cabañas de Río Tranquilo con Xavier Cucurella
De Coyhaique volvimos a cruzar la frontera por Futaleufú para dirigirnos a El Bolsón famoso por sus ferias artesanales y un ambiente callejero con estilo hippie propio de la época de los sesenta, interesante. También visitamos Bariloche, donde aprovechamos para comer un montón de chocolate y pasar la navidad. Luego fuimos hacia Villa La Angostura donde el precio de los camping y hospedajes nos obligó a buscar un rinconcito de playa pública, sobre el lago Nahuel Huapi, para pasar la tarde en tranquilidad y la noche bajo las estrellas. No sabemos con certeza si está permitido hacer acampada libre en cualquier sitio, pero en este caso no hemos tenido problema y realmente valió la pena.

Noche en el lago Nahuel Huapi
Cocinando en el lago Nahuel Huapi
En Villa La Angostura nos quedamos solo una noche. Es un pueblito muy elegante pero no tiene mucho más para ofrecer.
Así que el 26 de diciembre, al medio día, nos volvimos a poner sobre la ruta para probar suerte con el dedo.
No pasaron más de 15 minutos que nos levantó una familia de chilenos, que regresaba de sus vacaciones por la patagónia argentina, a su casa en Osorno. Y así llegamos a Valdivia.
En la consta chilena nos quedamos 2 noches. Visitamos el increíble mercado fluvial y comimos empanadas de mariscos en la feria costumbrista de "Niebla".

Mercado de Valdivia. Mucho pescado y mucha fruuuta!
De Valdivia partimos hacia Santiago de Chile, capital y ciudad más grande de este país.
Pero dejamos Santiago para la próxima entrada porque tenemos mucho para contar.
Un pequeño adelanto, hemos comenzado nuestro primer micro-emprendimiento.
Los dejamos hasta pronto y pedimos perdón por demorar tanto en publicar noticias, esperando que no transcurra otra vez tanto tiempo entre entradas.

sábado, 3 de enero de 2009

FELIZ AÑO NUEVO

Entrando el 2009 hemos recibido muchos mensajes y saludos de amigos y familia felicitando por el comienzo del año y reclamando una actualización del Blog.
Queremos contarles que en estos días hemos tenido algunos problemitas, ya resueltos, con nuestro compañero de viaje, el "Petit". Entre que los costes de comunicación son altísimos y que nuestra Laptop no quería conectarse a las redes libres que ofrecen los rincones remotos del mundo, sumando que no estamos muy pendientes de tener todo el tiempo internet, asumimos que el descuido del Blog tiene que remediarse.
Así que, en esta primer entrada del año les prometemos, junto a los saludos, que no pasará de este fin de semana antes de que contemos sobre los últimos 15 días.

Por otro lado, deseamos a todos que tengan un muy buen comienzo de año. Que tengan en cuenta que para nosotros será un año muy especial y nos gusta compartirlo con todos uds.
Familia, amigos, amigos de la ruta y gente que nos ayuda a diario en nuestro camino les deseamos muchas felicidades.

Seguidores