lunes, 23 de febrero de 2009

DE MENDOZA A BUENOS AIRES

Unos días antes de salir de Santiago hacia Mendoza comenzamos a elaborar la posibilidad de pasar por Buenos Aires otra vez. Calculando distancias y suponiendo posibilidades nos convencimos pronto de que sería fácil arribar a la capital de Argentina haciendo dedo entre las dos ciudades.
Llegamos a Mendoza a dedo desde Los Andes, que es un pueblo alejado de la ciudad de Santiago, y en seguida comenzamos a pensar desde donde sería más conveniente intentar que nos lleven a Buenos Aires otra vez.
Pasamos dos noches en Mendoza, en la casa de Gustavo, un amigo de Bs. As. y aprovechamos para conocer un poco de esta ciudad.
Para esos días el atractivo turístico no era solo la ciudad en sí, sino que tuvimos la suerte de coincidir con una de las etapas del “Dakar”.
Un camionero amigo nos aconsejó que pasa hacer dedo desde Mendoza lo mejor era ir a una estación de servicio llamada “Eloi Guerrero”. Para llegar a este punto tomamos un “colectivo” que nos dejó por 5 pesos c/u, a unos 6 kmts que hicimos caminando. Y efectivamente ese era el mejor lugar. En menos tiempo del que tarda el bus de línea directo con la ayuda de un camionero que se quedaba dormido y una familia increíble de la ciudad de Quilmes llegamos a Moreno. De ahí nos tomamos otro “colectivo” y en menos de una hora sorprendimos a Mamá Nico con unas medialunas y masas para el desayuno.
Nos quedamos unos días en San Miguel y nos fuimos a visitar a unos tíos en la costa. La provincia de Bs. As. tiene un poco de playa pero no se crean que es algo del otro mundo, nada, el mar es turbio e intranquilo.
Primero paramos en Pinamar, en casa de los Tios Ana y Aldo, despúes pasamos un par de días en Villa Gesel con Juan y unos amigos, y por último casi una semana en Mar del Plata en la casa de otro tío de Nico, Martín “Grande”.
Gracias Juan por prestarnos tu auto para hacer esta travesía.
Volvimos de la costa el 23 de enero para festejar el cumpleaños de Francisco, padre de Nico.
Pasamos unos días más con la famila. Fuimos a Tigre a pasear otra vez en lancha y conocer el “mercado de frutos”. Llenamos nuestras panzas, vaciamos la mochila de cosas que sobraban, lavamos lo que no sobraba... y partimos hacia Tucumán. Otra vez a viajar, de vuelta a la mochila, el dedo y las sopas de papa y cebolla con caldito de carne o verdura...

1 comentarios:

alojamiento y golf en argentina dijo...

Que lindo que es viajar!, leo su post y reconozco lo lugares que comentan, hace poco estuve en Chile,

Seguidores